Teléfono
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

¿A qué edad comienzan a surgir los problemas de erección?

¡El sexo es vida!

El sexo es consustancial al ser humano. Una vida afectiva y plena en el terreno sexual, supone una dosis extra de adrenalina. Además de placenteras y de contribuir a la felicidad íntima de la pareja, los encuentros íntimos entre la pareja, aportan vitalidad, optimismo, felicidad e incluso potencian el sistema inmunológico, que bloquea el paso a enfermedades y alergias. Practicar sexo no solo es una alegría para el cuerpo sino también para la salud.

¿Cuándo hay que empezar a preocuparse?

Pero por desgracia, llegar al coito en las mejores condiciones no siempre es sencillo. A veces hay que recorrer un largo sendero hasta culminar el momento del éxtasis. 

Artículo relacionado: Aprovecha de comprar Levitra Genérico contrareembolso

Con el paso de los años, el cuerpo va experimentando una serie de cambios que a su vez originan una serie de repercusiones. Una de ellas es la capacidad de erección en el hombre. 

El paso del tiempo no tiene por qué ser un factor en contra

El declive sexual en los varones suele comenzar con episodios esporádicos de DE a partir de los cuarenta aunque los especialistas se apresuran a reseñar que no hay una edad predeterminada y que cada situación es diferente.

¿La disfunción eréctil está asociada a la vejez?

Hasta hace unos años, la DE (mal llamada impotencia), se asociaba al proceso de envejecimiento. Sin embargo, en la actualidad no se relaciona únicamente con una carencia propia de la 3ª edad sino más bien con otro tipo de patologías que puedan ir surgiendo a medida que se van sumando años al calendario.

La DE también engloba una serie de trastornos ligados al proceso reproductivo, como la producción de espermatozoides de mala calidad o la inapetencia sexual. Sin embargo, la DE propiamente dicha es la dificultad repetitiva, al menos durante 3 o 4 meses consecutivos, para conseguir y mantener que el pene permanezca lo suficientemente duro como para penetrar en la vagina hasta finalizar el acto sexual.

¿Cuándo se considera que hay disfunción eréctil?

Existen diferentes baremos para medir y valorar la existencia de DE. Algunos urólogos consideran que se da la anomalía cuando no se puede conseguir mantener el pene erecto cuatro veces sucesivas durante las relaciones sexuales, mientras que otros expertos sostienen que esa tesis es excesivamente simplista y que existen otras variables que pueden incidir en la dificultad de erección sin que sean sintomáticas de DE. La propia imposibilidad de erección por factores exógenos, tales como la depresión, la timidez o el consumo de estupefacientes, provoca tal nivel de nerviosismo o miedo , que esas mismas sensaciones hacen que el cerebro se bloquee, actuando como un freno que impide las reacciones normales del cuerpo, creando un constante círculo vicioso, sin que haya de por medio ningún motivo aparente que origine el problema. 

El problema puede estar en la mente, ¡conseguir la erección no es una prueba de aptitud!

Mientras mayor sea el número de veces que la situación se produce, más se incrementa el temor, y el hombre puede percibir que conseguir la erección acaba convirtiéndose en una especie de prueba a la que se somete y que se puntuará con un aprobado o suspenso. Con un apto o no apto

Artículo relacionado: Comprar Viagra original sin receta contrarreembolso España envío las 24 horas online

En general, el consenso más generalizado es que para que exista disfunción eréctil, el problema debería persistir al menos en el 50% de las veces en las que se desea mantener sexo y no se consigue debido al típico gatillazo.

A todo esto hay que añadir que en torno a la potencia y vigor masculino existen infinidad de mitos y leyendas. El nivel de exigencia y perfeccionismo que se exige el hombre raya en lo irracional en muchas ocasiones, alimentado por las proezas, dimensiones y nivel de éxtasis exhibido en las películas porno, muy lejos de los estándares habituales. A ello hay que sumar que muchas mujeres se culpan a sí mismas de la falta de excitación de sus parejas y para demostrar que no es así, el hombre se ve obligado a autoexigirse más. 

La negación del problema y los sentimientos de pudor o de considerar que pedir ayuda vergonzoso, o cosa de afeminados no hace sino acrecentar el problema. Es la pescadilla mordiéndose la cola.

Dejando de lado todas estas consideraciones, hay que ser prácticos y tratar de evitar que la situación pase a mayores. Lo primero que se debe hacer al detectar los primeros indicios de DE es acudir al urólogo en busca de consejo.