Teléfono
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

Cómo tratar adecuadamente los problemas de disfunción eréctil

Tengo problemas de erección. ¿Es normal?

Los problemas de erección no son extraños o infrecuentes, sino que son parte inherente del género masculino. Muchos especialistas sostienen que todos los varones sexualmente maduros sufren o sufrirán problemas de Disfunción Eréctil (DE), en algún momento de su existencia. 

Aunque es bastante típico creer que la impotencia es algo propio de ancianos, puede estar motivada por causas muy diferentes y no forzosamente estar asociada a señores con canas y edad provecta.

¿La impotencia se cura?

Aunque muchos hombres sientan el problema de la dificultad para conseguir la erección como una auténtica tragedia de dimensiones inconmensurables, que da de lleno en la diana de su hombría, hay que saber que la impotencia SÍ tiene cura, SÍ puede ser un problema reversible, y SÍ, hay vida sexual más allá de la DE.

¿Cualquier afectado por la DE puede curarse?

La inmensa mayoría de varones que sufren trastornos de erección son susceptibles de recibir terapias avanzadas, de gran eficacia. 

La DE puede obedecer a diferentes razones, por lo que el primer paso del especialista al prescribir una terapia, es retrotraerse al origen del problema. 

Artículo relacionado: Comprar Cialis genérico en farmacias online de España con envío rápido

En ocasiones, una simple modificación de los fármacos que el paciente esté tomando para aliviar otro tipo de patologías, podría bastar para erradicar la dificultad de erección.

Principales terapias para combatir la DE

Los más usuales son los bloqueantes orales de la fosfodiesterasa 5, los cuales cuentan con una serie de cualidades que se acoplan a los requerimientos de cada caso concreto en diferentes formatos:

  • Vía oral

El bloqueador de la fosfodiesterasa 5, se puede administrar en cápsulas orales, cada vez que se necesiten, o bien en dosis diarias.

Los comprimidos orales favorecen la relajación arterial, consiguiendo de este modo que el flujo sanguíneo fluya más fácilmente por el miembro viril hasta su completa rigidez. Para pasar del estado fláccido a compactado se requiere, además de la píldora, una estimulación sensorial que será la desencadenante de que el sistema neurotransmisor actúe, haciendo que se dilaten los músculos de las partes huecas del pene.

  • Inyectables

Aunque la mayoría de varones sienten aprehensión, temor o incluso pánico al hecho de dejarse clavar una aguja hipodérmica en el pene, lo cierto es que el proceso no es demasiado molesto y el efecto de las sustancias inyectadas, tienen un efecto local rápido y eficaz. Sin embargo, en la actualidad, las inyecciones están casi completamente en desuso debida a su alto nivel de rechazo.

  • Aparatos de vacío

Artilugios en forma de tubo en los que se produce un vacío que sirve para hacer que el miembro viril se cargue de la suficiente sangre para ponerse compacto.

  • Intervención quirúrgica

Si ninguno de estos sistemas da resultados positivos, se puede proceder a instalar un sistema ortopédico en el aparato genital.

  • Terapias hormonales

Es posible que el motivo de la disfunción tenga una génesis hormonal, (por ejemplo una deficiencia testosterónica), por lo que en ese caso, se procederá a administrar una terapia hormonal.

  • Terapia psicológica

Otras veces, el problema puede estar originado por un desorden psicológico o combinado (orgánico y mental). La visita al psicólogo puede ayudar a revertir la situación.

  • Terapia de ondas

Las terapias a base de ondas de baja frecuencia se administran en la zona de los genitales, consiguiendo de este modo mejorar la circulación sanguínea, y en consecuencia la erección.

Artículo relacionado: Comprar Levitra 10 mg y 20mg en España en farmacias online sin receta

  • Lociones

Se aplican localmente y su efecto comienza pasados unos minutos.

A cada tipo de problema, una solución específica

Como acabamos de ver, el problema de la DE puede estar motivado por muy diferentes motivos. Solo el especialista médico está en condiciones de establecer el tratamiento más idóneo en cada caso. Automedicarse o dejarse llevar por opiniones y voces profanas en el tema puede conducir a una situación irreversible u ocasionar efectos indeseados. 

Actualmente es sumamente fácil acceder a preparados y potingues sin ningún tipo de control sanitario autorizado que pueden acarrear graves consecuencias para la salud. Algunos de estos productos son incluso más costosos que los adquiridos en las farmacias legales. No merece la pena arriesgar la salud consumiendo productos de oscura y dudosa procedencia.

Ante los primeros síntomas de DE, hay que acudir al doctor de cabecera, quién, una vez valorada la situación, derivará al paciente al correspondiente servicio médico especializado (urología, psicología, neurología, etc). Insistimos en recordar nuevamente que recurrir a tratamientos no autorizados puede minar no solo la salud sexual sino también ocasionar, desórdenes funcionales, daños mentales, o efectos irreparables en el organismo.