• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Pastillas de bonificación gratuitas
Métodos de pago
La entrega
Teléfono Teléfono
Lunes-Viernes 09:00 - 17:00
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

¿Están contraindicados los fármacos para la impotencia, en hipertensos?

Los problemas de erección son el caballo de batalla para hombres de todos los confines del planeta. Muchos saben por propia experiencia que los verbos desear y poder no siempre van irremediablemente unidos. Sin embargo, hoy en día existe un amplio abanico de remedios paliativos para atajar o al menos, aliviar el problema. Pero ¿qué ocurre con los hipertensos? ¿Ellos también pueden tomar la archiconocida y archieficaz pastillita azul?



¿Es peligroso tomar fármacos para la erección si soy hipertenso?

Los hipertensos tienen mayores probabilidades de sufrir problemas de erección. Las disfunciones eréctiles vienen a ser una especie de indicadores del estado de salud general, incluidos los trastornos cardiovasculares, o la arterosclerosis en estado subclínico, una patología crónica que tiene mayor incidencia en las arterias medianas y que ocasiona en nuestro país más de 100.000 decesos al año. 

La cifra de patologías asociadas a trabas que impiden la erección es superior en individuos con hipertensión. Por eso la enfermedad ha de valorarse rutinariamente en el historial médico de estos sujetos. Para que se produzcan erecciones, el sistema circulatorio debe funcionar a la perfección, cosa que no ocurre en los hipertensos, que suelen tenerlo dañado o afectado. Por eso, la disfunción eréctil podría suponer un indicio relevante para detectar otro tipo de alteraciones de tipo coronario, renal, etc.

Según los baremos europeos en vigor, podemos considerar que un individuo es hipertenso cuando tiene unos niveles superiores a 140/90 mm Hg. 

¿La medicación contra la impotencia es compatible con la hipertensión?

Como hemos señalado anteriormente, los sujetos que sufren trastornos eréctiles son preferentemente los que tienen la tensión alta. Por ello es pertinente saber si pueden o no, usar medicamentos específicos como la Viagra, expresamente indicados para conseguir la erección. Los expertos sanitarios afirman que el uso de la Viagra está sobradamente contrastado tanto en la práctica como en los numerosos estudios clínicos que se han llevado a cabo. Antes de utilizar el fármaco hay que leer y seguir cuidadosamente las normas de precaución señaladas en el prospecto.

En el caso de hombres con patologías cardiovasculares diagnosticadas, es necesario realizar pruebas de esfuerzo antes de consumir la pastilla azulada u otros fármacos similares. Si en dichas pruebas, el individuo rebasara los pertinentes parámetros funcionales, perfectamente podría utilizar inhibidores de la fostodiesterasa (LevitraCialis, etc).

Diferentes nefrólogos y otros especialistas en este campo, subrayan la necesidad de ser cautos a la hora de administrar este tipo de fármacos en personas ancianas, enfermos renales, hepáticos, o con problemas cardíacos. También recomiendan que los pacientes que estén siendo tratados con farmacología específica, consulten con su médico por si dichos medicamentos fueran incompatibles con el Citrato de Sildenafilo.

Casos contraindicados con la toma de pastillas para la impotencia

Los pacientes que estén siguiendo tratamientos que contengan algún alfabloqueante o similar para tratar la hipertensión, deben evitar tomar la pastilla azul, o limitar al máximo su consumo por el riesgo de interacciones entre tratamientos.

En el caso de la Viagra, el citrato de sildenafilo podría ser incompatible con terapias a base de nitratos, comúnmente empleadas en individuos con historial de cardiopatías isquémicas, ya que podría provocar una seria bajada de tensión. Para evitarlo, ciertos pacientes, con capacidad para seguir las pautas de su doctor, podrían aprender a retirarse ellos mismos los nitratos de forma previa y posterior a la ingesta del sildenafilo. 

La Viagra y otros fármacos para tratar la disfunción eréctil están absolutamente contraindicados en sujetos que al menor esfuerzo presenten angina de pecho, ya que la actividad sexual, potenciada con estos fármacos, podría entrañar graves consecuencias.

¿Puedo tomar Viagra si he sufrido un infarto?

Los pacientes que hayan sufrido un ataque al corazón, pueden retomar su vida sexual una vez transcurridos 15 días, y siempre que las pruebas de esfuerzo sobrepasen los 7 MET, que citábamos más arriba.

Notas importantes

  • El problema de la disfunción eréctil puede ser sintomático de otro tipo de desórdenes, como la hipertensión
  • Los médicos deben averiguar cuáles serán los patrones de utilización de la Viagra en sus pacientes. Si el sujeto tiene una pareja estable y habitual, los riesgos que se deriven de su ingesta serán inferiores. Si por el contrario las relaciones sexuales van a ser frecuentes, con parejas esporádicas, y eventualmente acompañadas de bebidas alcohólicas y comilonas, el riesgo aumenta exponencialmente. Por eso la prescripción debe llevarse a cabo de forma individual y contextualizada.