Teléfono
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

¿Qué relación hay entre la diabetes y los problemas de erección?

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por la prevalencia de altos niveles glucémicos (azúcar) en la sangre. En la diabetes intervienen dos elementos principales. Por un lado la glucosa, y por otro la insulina. Esta última es una hormona que coopera para que la glucosa penetre en el tejido celular e infunda energía. La diabetes 1 se caracteriza por la imposibilidad del organismo para fabricar su propia insulina.

Pero este tipo de diabéticos también pueden sufrir una serie de complicaciones o afecciones asociadas a la enfermedad: 

Artículo relacionado: Comprar Viagra genérico online en farmacias españolas

El exceso de azúcar ocasiona numerosas secuelas en el organismo. Entre ellas, lesiones neuronales, diarreas, insensibilidad en diferentes zonas del organismo, descontrol de la vejiga, alteraciones en la vista, desvanecimientos, entumecimientos, apuros al tragar, ardores, dolor infundado e inexplicable en las articulaciones, temblores, o disfunción eréctil en los hombres.

Patologías de índole sexual relacionadas con la diabetes

La enfermedad diabética conlleva una serie de trastornos de orden urológico y sexual ocasionados por las lesiones que provoca en el sistema nervioso y en los vasos sanguíneos. En las mujeres provoca falta de receptividad y de lubricación en la vagina. En los varones, impotencia. En ambos sexos, aumentan las probabilidades de padecer algún tipo de infección urinaria. Para disminuir las probabilidades de desarrollar precozmente afecciones urológicas y sexuales, se deben mantener bajo control los niveles glucémicos.

Diabetes y complicaciones de orden sexual

Los varones y féminas diabéticos son susceptibles de padecer algún tipo de impedimento de orden sexual ocasionado por alteraciones provocadas por los daños sufridos en el sistema nervioso y sanguíneo. El cuerpo de los diabéticos reacciona peor ante los estímulos sexuales debido a la menor afluencia de sangre que circula a través de los vasos sanguíneos.

En el caso de los hombres, el flujo de sangre reducido se traduce en un importante obstáculo para conseguir una erección lo suficientemente consistente para propiciar la penetración.

Los hombres diabéticos presentan una tasa de incidencia de la DE con una considerable fluctuación que oscila entre el veinte y el setenta y cinco por ciento. Estos sujetos cuentan con una probabilidad de sufrir DE, tres veces superior a los que no padecen la enfermedad. 

Además, los diabéticos tienen más “papeletas” para comenzar a tener impedimentos para la erección, entre 10 y 15 años antes que los no diabéticos. Diversos estudios dan a entender a modo de sugerencia que los problemas de erección podrían ser detonadores precoces de la enfermedad diabética, especialmente en hombres jóvenes, por debajo de los 40.

Si es usted varón, tiene más de 45 años y ha sufrido algún episodio esporádico de “gatillazos” aparentemente injustificados, debería tomar en consideración la posibilidad de visitar a su médico de cabecera para descartar la posibilidad de diabetes. Su médico le realizará un cuestionario en el que indagará ciertos aspectos de sus hábitos de vida con preguntas sobre su historial clínico, frecuencia de los episodios de dificultad de erección, consumo de tabaco, alcohol o sustancias estupefacientes, etc. A continuación, le realizará exámenes físicos y solicitará los análisis de laboratorio que considere pertinentes para acotar las causas de su problema sexual. Uno de los controles que se le realizarán son las pruebas de glucemia y hormonas. El médico también indagará sobre su estado anímico en los últimos tiempos para detectar posibles situaciones de depresión, estrés, tristeza, problemas matrimoniales, etc.

Si la DE está provocada por algún tipo de lesión neurológica existen diferentes tratamientos, que incluyen pomadas con acción local, gránulos que se colocan en el interior de la cavidad uretral, bombas penianas de vacío, inyectables, etc. Cada uno de estos procedimientos tiene pros y contras y le corresponderá al proveedor de atención sanitaria discernir cuál de ellos es el más adecuado para cada individuo en función de sus parámetros médicos.

Afecciones urológicas ocasionadas por la diabetes

Tanto hombres como mujeres pueden sufrir diversas alteraciones urológicas agudizadas por la diabetes. Las más habituales son los problemas de vejiga o algún tipo de infección de los conductos urinarios

Dolencias vesicales

Entre las causas que motivan las lesiones en los nervios que se encargan de controlar la función de la vejiga, está la diabetes. Casi el 50% de personas diabéticas de ambos sexos, sufren algún tipo de traba o alteración de la vejiga, provocada a daños en el sistema nervioso encargado de mantener el control de las funciones de la vejiga. 

Artículo relacionado: Comprar online Kamagra oral jelly 100mg contrareembolso en España

Esta malfunción de la vejiga puede impactar negativamente en la calidad vital del individuo ya que ocasiona trastornos tan habituales como los siguientes:

  • Necesidad (nocturna y diurna), imperiosa y/o constante de miccionar más de lo normal. Unas 10 veces durante el día y varias veces durante el tiempo de sueño.
  • Incontinencia
  • Descontrol de los esfínteres

Además de estos problemas, la diabetes también se asocia con problemas en las vías urinarias.

¡Más vale prevenir!

Para prevenir, tanto este tipo de afecciones como la disfunción eréctil, se recomienda mantener a raya los niveles de azúcar en sangre, controlar la presión arterial y los niveles de colesterol de forma regular, realizar actividad física moderada pero constante, evitar el sedentarismo, las bebidas alcohólicas y el tabaco. ¡Además de prevenir la diabetes, y posibles problemas de erección en el hombre, su salud general lo agradecerá!