Teléfono
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

Qué son y cómo nos afectan las disfunciones sexuales

Llamamos disfunción sexual a la dificultad o imposibilidad de disfrutar de una sexualidad saludable y satisfactoria. Este tipo de patologías anómalas suelen ir acompañadas de sentimientos de frustración, y sobre todo, de vergüenza cuando hay que compartirlas para tratarlas bajo la batuta de un profesional.

Es una enfermedad, y como tal hay que tratarla

Los sexólogos están acostumbrados a escuchar en sus consultas todo tipo de relatos, que van de pintorescos a depravados. Un especialista no se asustará por lo que contemos en el diván. Sin embargo, para la persona que sufre esta afección, desahogarse con un desconocido, por muy médico que sea, y desgranar ante él sus secretos y vicios inconfesables, supone un serio hándicap que no todos se atreven a sortear. Eso lleva a que el problema se enquiste y cada vez resulte más difícil de erradicar.

¿Por qué se producen las alteraciones sexuales?

Suelen estar estrechamente relacionadas con la educación sexual más o menos represiva que se haya recibido. Las costumbres morales, culturales o religiosas, o el carácter tímido y retraído de algunas personas, son las que han propiciado tradicionalmente que el sexo se haya tratado como un tema tabú del que no se habla en público y se mantiene en el ámbito estrictamente privado.

Artículo relacionado: Comprar Viagra original sin receta contrarreembolso España envío las 24 horas online

Esta realidad provoca que estas patologías impacten enormemente en la calidad de la sexualidad personal e individual. Por ello, para establecer un diagnóstico es indispensable analizar el nivel de ansia, culpabilidad o miedo que siente el paciente ante la situación.

La disfunción aparece cuando se inhibe el deseo o se producen alteraciones psicofisiológicas inherentes a la respuesta sexual.

Ciclo de la disfunción sexual

La respuesta sexual forma un círculo cerrado dividido en cuatro cuartos:

  • Deseo: La mente divaga y fantasea. Las ansias de sexo se activan.
  • Excitación: el cuerpo reacciona de forma visible y evidente: en el hombre el pene se yergue y en la mujer, la vagina se lubrica con intensidad, los pezones se endurecen, la temperatura del cuerpo sube…
  • Orgasmo. El momento del clímax es la culminación del acto sexual, en el que el hombre eyacula y la mujer experimenta fuertes contracciones vaginales. Tras alcanzar el orgasmo, las tensiones se disipan, el cuerpo se relaja y la sensación es enormemente placentera.

Las disfunciones se producen cuando alguna de estas 4 fases se altera provocando trastornos disfuncionales que pueden ser de dos tipos:

  • Disfunciones sexuales
  • Parafilias

Las más recurrentes son las siguientes:

  • Relacionadas con la falta de deseo

La anafrodisia se produce por la desaceleración de la producción estrogénica en las féminas, y testosterónica en los varones. Otros desencadenantes de la erradicación del deseo pueden ser el cansancio, las preocupaciones, el consumo de medicamentos, la rutina, e incluso el rechazo al compañero sexual.

  • Relacionadas con la excitación

Hasta tiempos relativamente recientes, las señoras poco apasionadas eran frígidas y los hombres impotentes. Hoy los impotentes y las frígidas se han liberado de ese estigma y son tratados como enfermos a los que se trata de forma terapéutica.

  • Relacionados con el orgasmo

La dificultad, retraso o imposibilidad de orgasmo tras los preámbulos amatorios son indicios de alteraciones que suceden tanto a ellas como a ellos.

Artículo relacionado: Aprovecha de comprar Levitra Genérico contrareembolso

  • Relacionados con el dolor

El rechazo por dolor afecta casi en exclusiva a la mujer. Puede tratarse de una dispareunia, si se trata de dolor coital, o de vaginismo, que consiste en la realización involuntaria de movimientos espasmódicos en las paredes vaginales, que imposibilitan la penetración.

  • Parafilias

    El paciente se excita ante la presencia real o imaginaria de sucesos o cosas inusuales, que pueden impedir el hecho de mantener actividades sexuales recíprocamente afectivas.

    Las parafilias más conocidas son las siguientes:

    • Cosas, animales, objetos inanimados…
    • Sufrimientos y vejaciones a sí mismo, a la pareja o a otros entes

    Hay que tener en cuenta que este tipo de situaciones son producto de la fantasía y pueden actuar como estimulador sexual, sin que se dé realmente la parafilia. Por poner un ejemplo, la ropa interior femenina es sumamente excitante para los hombres, algo que no es contraproducente siempre que no se pierda el control y lo que es un excitante se convierta en obsesión y acaben convirtiéndose en:

    • exhibicionistas (mostrar los atributos genitales ante desconocidos y/o masturbarse a la vez; fetichistas (fantasías sexuales con cosas inanimadas); 
    • voyeurs (excitarse viendo a otras personas teniendo sexo);
    • pedófilos (desear sexo con menores).

    Las disfunciones sexuales han de ser tratadas por especialistas médicos, que impondrán la adecuada terapia para tratar la patología.