Teléfono
Teléfono:
Llamadas Internacionales:

Salud sexual: Normas de higiene para después del acto sexual

Salud sexual: higiene íntima, fundamental para una sexualidad sana

No hay nada más placentero para una dama que yacer en brazos de su amante, exhausta y satisfecha, después de hacer el amor. Sin embargo, tras este dulce y reconfortante momento postcoital, que reconforta y afianza la intimidad entre la pareja, es preciso volver a la realidad y seguir ciertas pautas de higiene para mantener sanas y cuidadas las partes genitales.

Después del desgaste físico que se efectúa durante el encuentro sexual, llega el momento de reposar uno en brazos del otro, olvidándose del mundo exterior. Sin embargo, ¡atención! aún falta un requisito esencial antes de caer en brazos de Morfeo. El magazin femenino “Oprah” llevó a cabo una encuesta entre diversos expertos en salud sexual, para conocer de primera mano cuales son los 2 hábitos más importantes que se deben mantener después de las relaciones íntimas

  • Orinar

Expulsar la orina después del sexo es conveniente para eliminar el riesgo de sufrir algún tipo de infección en el tracto urinario. La orina actúa a modo de “enjuague” para combatir una posible infección provocada por la bacteria E.Coli. que podría haber alcanzado la uretra mientras se realizaba el coito. Según prestigiosos obstetras y ginecólogos, se puede demorar la visita al baño hasta unos 20´ después de finalizado el coito.

El Dr Ja Hong King, de una reputada universidad californiana, explica que las féminas están más expuestas a sufrir algún tipo de infección en el tracto urinario debido a la proximidad de la zona anal y vaginal. Al ser penetradas, las bacterias acceden más fácilmente a la vejiga que en el caso de los hombres, ya que el trayecto a la uretra o riñones, es más corto y rápido en ellas. La presencia bacteriana puede provocar inflamaciones o dolores de diversa consideración.

Artículo relacionado: Comprar Viagra para mujeres sin receta en farmacias

Por el mismo motivo, el Dr King recomienda evitar el coito vaginal tras haber realizado una penetración por vía anal. Sin las debidas medidas de higiene, el acto podría convertirse en un conducto propagador de bacterias que pueden conllevar efectos desagradables e indeseados.

  • Hacer un repaso mental de lo que acaba de ocurrir y compartirlo con la pareja

Para hacer que el sexo sea lo más placentero posible, es recomendable hablar de lo que nos gusta y lo que no, justo después de hacer el amor, ya que ese es el momento idóneo, en el que se está más receptivo para hablar y escuchar lo que el otro tiene que decir. Una vez que se disipe esa sensación de intimidad, volver a sacar el tema puede resultar un tanto forzado e improcedente.

¿Es normal sentir algo de dolor o malestar mientras o después de hacer el amor?

Si la vagina no está bien lubricada, el cuerpo no está suficientemente relajado, o la pareja actúa con cierta brusquedad o torpeza, la penetración puede resultar dolorosa y provocar malestar en lugar de placer. Es normal que esto ocurra, siempre que sea de forma puntual. Sin embargo, si se trata de una circunstancia recurrente podría tratarse de algún tipo de dolencia que puede oscilar desde el clásico vaginismo, hasta la presencia de algún quiste en el ovario, fibroma, patologías endometriales, o incluso algún tipo de cáncer.

Cosas habituales que se deben evitar después del sexo:

  • Limpiarse la zona genital con una toalla húmeda del baño
  • Sumergirse en un baño de burbujas (jacuzzi, spa…)
  • Eliminar con agua y jabón, posibles residuos de aceites, cremas o geles aromáticos que se hayan usado durante el juego erótico
  • Utilizar papel higiénico para limpiarse.

Y después…

Las zonas genitales deben lavarse con jabón de ph neutro y limpiarse cuidadosamente con una toalla limpia y seca. A continuación, optar por prendas interiores (braguitas, tangas, slips…), limpias y transpirables, antes de volver a la cama a dormir. 

¡La correcta higiene sexual, vital para una vida plena!

Con estos sencillos pasos de higiene y cuidado personal, no solo estarás cuidando a la perfección tu salud sexual, sino que conseguirás conciliar el sueño mucho mejor. Después de una buena sesión de sexo y unas horas de sueño reparador, ¡comenzarás el día con toda la energía y optimismo!